Capitulo 03

19:42

Titulo: Cinco voces, una direccion 
Autor: Diana Barrea
Genero: Realista, drama
Edad: Mayores de 12 años (Contiene escenas fuertes y vocabulario algo vulgar)
Capitulo 03 Solo, creo.
Podría ir cambiándome ahora, o quedarme acostado escuchando mis canciones favoritas. Cierro los ojos, me quedo recostado, y coloco mis pequeños auriculares en mis oídos. Susurro, en voz muy baja, la letra de la canción que estoy escuchando ahora mismo; -Nuestro amor va tan rápido como un chevy, si tú te enamoras yo me enamorare de ti cariño-
Río, yo canto estas letras absurdas, yo canto estas letras incapaces para mí. No sé si se entenderá. ¡A mí no me pasan estas cosas!
¿Cómo paso todo eso? ¿Y porque tan rápido?
Estaba parado en una escenario, era como la voz principal de los cuatros chicos que estaban junto a mí. Época en la que mi cabello era como el de Fight, lizo y con un flequillo grande y largo hacia el costado. Me río por que ahora está casi, extrañamente, igual que el de Grace.

Toco mi pelo, levemente enrulado, y lo estiro, enlizándolo. Al soltarlo, vuelve a ser el mismo rulo de antes. Cierro mis ojos otra vez y tomo mi muñeca levemente.
Pienso, pienso en que nunca más lo volví a hacer. Las marcas quedaron, son las últimas que hice antes del concurso. Suerte, que solo yo sé identificarlas. Malo, recordar toda la sangre que brotaba de ellas.
Ahora no lo necesito tanto. Ósea, si, lo necesito. Siento que sigo tan solo como antes –aunque nada ni nadie lo sabe- por eso llevo una gomita en la muñeca. ¿Quiero destrozarme? La estiro y la suelto. Así es como por lo menos, trato de posponer el mal momento para un rato largo.
Suena el despertador y eso me recuerda que estoy aun más en soledad ¿Por qué? Porque el despertador me recuerda que tuve que madurar rápido por esto mismo, no necesitaba que mi madre me despertara con un delicioso desayuno en mi cama.
El despertador fue el único que me mantenía vivo toda mi vida. Porque si fuera por mí, seguiría durmiendo y durmiendo. Hasta que mi cuerpo no hubiera aguantado más.
Ahora no quiero eso, quiero simplemente terminar mi sueño. Con mis nuevos amigos, con mis fans, con las miles de chicas que al parecer me aman sin conocerme.
Esto se siente genial.
Salto de mi cama rápidamente para agarrar mi ropa. Tomo una camisa celeste, me pongo unos jeans marrones, más bien dicho es un color crema o algo de ese estilo. Me acomodo en mis botas y demás y salgo a que mi madre me de mi maleta. También debe peinarme, o lo que sea que hace para que mi cabello quede así de esponjado y suave.

Una especie de limusina me espera en la entrada de mi casa. Salgo, con mi único bolso en brazos y entro. Es lujosa, negra y cómoda. Realmente cómoda.
Llegar a la nueva casa fue bastante rápido. Lo siento, digo, mansión, esto es una gran mansión. Se escucha un leve canturreo que gritaban Fallen Angels; el cual es el nombre de nuestra banda.
Mientras más nos acercamos, nos damos cuenta que son fans. Cuando estaciona, salgo mirando al suelo, y camino mirando al suelo.
Se abalanzan encima de nosotros, pero soy demasiado fuerte para caerme. Fue un cartel, echo de cartulina, creo, que hizo que caiga.
-Maldita sea- susurre tan bajo, que por los gritos de todas, creo que nadie escucho. Una mano intenta ayudarme a levantar y lo acepto.
-Lo… lo siento, Shield…- susurra una hermosa voz. La veo, y lo primero que capto es su brazo, el que tiene unas pequeñas gotas de sangre. Pestañeo continuamente, impresionándome. Raro, porque estoy acostumbrado a ver cosas así; pero claro, en mi brazo.
Lo segundo son sus botas negras, seguido por unos jeans azules, comunes y una remera, entre colores grisáceos y verdes combinados con un gran dibujo de varios triángulos –que en realidad, están al revés-
Su cabello esta algo despeinado y cae en sus deliciosos ojos cafés. Es lizo, o creo que es así artificialmente, se que las mujeres se planchan el pelo. Pero no recuerdo del todo como quedan. Su cabello también es café, aunque tiene un desgaste de color en las puntas dejándolo rubio.
Ringo, nuestro manager la toma del brazo. Su piel es morena, no tanto, solo un poco, pero se volvió algo roja cuando él la apretó. –Señorita ¿está bien?- pregunto.
No espere a que ella responda, la tome de la mano, sintiendo una leve corriente eléctrica; y me la llevo dentro de la nueva mansión.
Sonrío. 

You Might Also Like

4 comentarios

  1. ¿no la van a seguir? Muero por saber más sobre Trous y Grace y ver que más pasa. q.q Sé que desde Julio a pasado mucho pero aun la pueden seguir Q_Q

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tengo un par de caps mas, podría seguir subiendo esta nove xD
      Si me lo pedís así :33333
      En algunos de estos días pongo el siguiente cap! Estate atenta! :D

      Eliminar

Hola! gracias por comentar en esta entrada del nuevo escritor.
Los comentarios son lo que alimentan a los blogs.
¡No queremos un blog desnutrido! Comentar es gratis y no te cuesta nada más que unos segundos :)